Leyenda de La Lutona

12199712173_89e6445181


 

De lo que mas se ha hablado en mi pueblo desde hace tiempo es de un ser fantasmal conocido como La Lutona.  Para entonces la ciudad no contaba con el alumbrado eléctrico, las calles luego de las diez de la noche presentaban total ausencia de gente, no así los lugares de expendio de licores asediados por trasnochadores bohemios.

¿Quién era LA LUTONA?, los que la vieron que no fueron pocos dijeron que era una mujer esbelta con batona negra, melena larga, de rostro variable, que salía a sus recorridos después de las 12 de la noche, hasta las tres de la madrugada.  Se dijo una ocasión, que en un baile muy animado una persona invito a bailar a una dama, que no acepto y que se retiraba avergonzado, pero otra dama accedió y danzaron animosamente, que no vio en ella nada raro, sino hasta cuando le dijo, ¿Dónde la dejo?, a lo que ella respondió, hacia allá, así lo hizo, luego volvió la mirada al lugar, solo una sombra parecía delatar a la mujer con quien bailo: LA LUTONA.

Otra vez en una noche de absoluta oscuridad aconteció un caso que estremeció a todo un vecindario.  En una cantina alumbrada por un mechero, varios ciudadanos libaban, hablaban de todo de machismo y de malas visiones, en eso de las 12 de la noche un sonido sórdido se hizo sentir en la puerta de la entrada, ¿Quién? Pregunto el cantinero.  Nadie respondió, continuo la charla, nuevamente, la puerta, pero esta vez con mayor fuerza. ¡carajo, quien jode!, grito el dueño, la puerta se abrió, un fuerte viento apago el mechero.  Y se hizo la confusión, prendieron el mechero.  Y el cantinero y clientes asustados tomaron una decisión, no mas trago, nos veremos mañana dijo al despedirlos el  cantinero.

 

Los tres amigos era vecinos, se quedo uno, los dos avanzaron unos pasos mas, quedo el otro, el ultimo aun tenia que cubrir unos metros mas, siguió el borrachito blasfemando, caray, que va, yo soy bien macho, miedo , viva yo carajo, repetía… de repente sintió que una mano se poso en su hombro, es usted compadre?, sigue , sigue respondió una voz suave, el jumito volvió a preguntar, oye que te pasa, donde me llevas, quien eres tu, y levanto la mirada, me conoces?.  La Lutona, grita el borrachito, auxilio, auxilio, y cae a la vía…. Los vecinos escucharon los gritos y salieron a prestarle ayuda, allí estaba inconsciente.  Este hombre vive en la otra calle a donde iría?, vamos a dejarlo a su casa y así lo hicieron.  Cuando los familiares vieron al recién llegado, con el rostro de la muerte no sabían a que atinar, el hombre comenzó a balbucear….LA LUTONA, LA LUTONA……Los vecinos se retiraron, y al pasar por el árbol de la esquina una sombra parecía esperar…..LA LUTONA, merodeaba, ella la amiga inseparable de la noche, que causo mas de un susto a muchos noctámbulos de aquellos tiempos.  ¿Dónde esta en la actualidad?……. no se sabe, posiblemente junto a usted.

1 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *